Las alergias que generan los animales es algo muy común, debido a que hay personas que con el solo hecho de olerlos, tienen una reacción de hipersensibilidad del sistema inmunitario.

Al estar solo a unos metros de un gato o perro, el organismo reacciona a través de la producción de anticuerpos, desencadenando la liberación de histamina y de otras sustancias químicas, produciendo inflamación en la mucosa nasal, ocular o bronquial, derivando en los síntomas típicos de una reacción alérgica.

Cualquier animal de pelo o plumas puede ocasionar alergia en personas predispuestas genéticamente. Los estudios han clasificado hasta 366 especies de animales que pueden generar enfermedades alérgicas en los seres humanos.

El sitio FBBVA detalla que los alérgenos de los animales están contenidos en las secreciones de sus glándulas sebáceas y salivares y en sus excretas, de manera que la alergia se produce como consecuencia de la inhalación, o el contacto con la orina, saliva, caspa, o sueros de aquellos.

Si sufres de alergias de este tipo, haz una cita con el Dr. Ramón. N. González Velazco.